comunicación

Para ti que has perdido un hijo.

Posted on Actualizado enn

A muchos nos ha sorprendido el fallecimiento de Xana una niña de 9 años tras 5 meses de lucha con un tumor oseo y porque es la hija de una persona muy conocida en el mundo del deporte, Luis Enrique. La vida tiene esa parte injusta con quien nadie quiere tropezarse y no razona con edades ni personas…

Al ser una persona relevante se da más visibilidad, en este caso a la enfermedad, el osteosarcoma y habrá más personas que se volcarán en la investigación y en las ayudas. Ayudas que van desde el acompañamiento durante el diagnóstico y enfermedad (comunicación de la situación a los niños, familia, hermanos, amigos…consultas médicas, medicación, operaciones, recuepraciones o como en este caso fallecimiento). El fallecimento de un hijo es algo que el ser humano no contempla, es antinatural. El acompañamiento psicológico, en diferente medida, permite acompañar esos pensamientos y esas emociones duras, intensas, contradictorias pero necesarias en el proceso de duelo. El cerebro necesita digerir poco a poco el impacto de todo lo vivido, es como una herida pero en el alma, para seguir en la vida, aprender a vivir con ello, sabiendo que no será igual pero no por ello insoportable. Al inicio todo es oscuridad y abismo…uno no encuentra el sentido de la vida ni entiende las razones…y por ello quiero compartir esta guía paratiquehasperdidounhijo

Para ti si has perdido un hijo, para ti si fue un nieto, sobrino, amigo…que su ausencia es lo única persona que deseas.

 

Dejo aquí también unas pautas para dar esta noticia de enfermedad, y si ves que estás desbordado acude a un profesional de la salud, estamos aquí para ayudarte:

1. Trasmitir seguridad pasa por trabajarte tú antes como padre-madre y practicar lo que vas a decir con frases cortas, fáciles y con conexión emocional. Saber cómo vas a contestar a las posibles preguntas que te puedan hacer.

2. No se miente, no se promete, no se dan ideas confusas o engañosas que aumentan su inseguridad. Se habla de lo que se sabe a día de hoy adapatando el lenguaje. Se tiene la idea equivocada de que ocultar es mejor.

3. No se disimula, llorar es algo natural y se educa en que no hay que ocultar las emociones.

4. Elige el día, el momento de calma y el lugar tranquilo. NO se necesitan prisas ni estrés. Da tiempo para procesar la información, deja espacio a los silencios (el cerebro está trabajando)

5. Si tienes más hijos puedes decírselo a la vez y dejar espacio a cada uno para digerir y compartir.

7. Puede preguntarles, si ellos no preguntan, si les preocupa algo ahora, cuales son sus miedos teniendo claro que cada uno tiene los suyos. Lo que se les ocurra que te lo vayan diciendo. Lo que sepas lo contestas, lo que no dices “no lo sé, se lo preguntaremos al médico y te comentaré…

8. Transmite que no tienen culpa de ello. Según la edad puede que los niños se vayan a jugar sin más, que según las emociones cambien compartamientos o los adolescentes busquen información en internet o se aislen.

9. Que les llegue que los quieres y que le vas a cuidar. Que vas a comunicarlo al cole y a los papás d elos amigos para que juntos puedan adaptarse a la situación y a los cambios.

10. A ti padre madre, no te lo tragues todo, busca apoyo psicológico.

 

 

 

 

Anuncios

La vuelta al cole de los grupos de Whastapp de los padres

Posted on Actualizado enn

Os dejo en PDF mi artículo sobre los grupos de Whatsapp de los padres en los coles (o clubes deportivos). En él se ofrecen pautas y reflexiones para que esos grupos sumen y no resten en las relaciones y en la educación de los hijos.

Espero vuestros comentarios, reflexiones y aportaciones. Os deseo a todos un buen curso escolar!

AQUÍ

Y enlace al Heraldo de Aragón

Los grupos de Whatsapp escolares, verdadera pesadilla de muchos padres, fomentan la observación pasiva, el cotilleo, los rumores y el conocimiento de información poco o nada relevante para la educación de sus hijos.

Los padres tenemos la obligación de reflexionar sobre cómo afectan las nuevas tecnologías a nuestra comunicación y elaborar nuevas pautas de comportamiento para que su uso sume y no reste en la educación de los hijos. Por eso, Antes de crear un grupo escolar de whatsapp, Yolanda Cuevas Ayneto, psicóloga de la salud y el deporte, especialista en disciplina positiva del aula y familia, explica que “debemos plantearnos siempre cuál es el verdadero motivo que nos empuja a hacerlo y , sobretodo, qué van a aprender, qué les vamos a enseñar a nuestros hijos con este sistema de comunicación que, como madres o padres, estamos utilizando. Los grupos de Whatsapp escolares, verdadera pesadilla de muchos padres, fomentan la observación pasiva, el cotilleo, los rumores y el conocimiento de información poco o nada relevante, además de que nos roban mucho tiempo, al tener que revisar cientos de conversaciones, por si hay algo supuestamente importante.

Estas pautas, que nos ofrece la psicóloga, nos ayudarán a tener un mejor uso de la aplicación:

  • Antes de añadir a alguien, pregunta y que te dé el consentimiento. Respeta, siempre si no lo quieren hacer o si, llegado el momento, lees: “Pilar ha abandonado el grupo”.
  • Envía unas normas básicas de funcionamiento o un artículo que hable de ello para guiar el funcionamiento del grupo y recuérdalo cada vez que se incorpore alguien o se abuse del uso.
  • Mantén silenciado el tono de aviso de los whatsapp. Como la mayoría no lo hace, ni apaga los móviles, vigila a qué horas envías los mensajes para no molestar.
  • No hay que escribir todos los días. Tranquilos, ¡el grupo seguirá vivo!
  • No es un ‘cajón de sastre’. Limita la información a lo importante para el grupo y evita compartir publicidad, fotos, compras, vídeos de moda, que se reciben repetidos en decenas de grupos de amistades.
  • Sí a los enlaces de interés que ayuden a la siempre dura tarea de ser padres, noticias que nos hagan reflexionar o material educativo.
  • Si algo no te gusta, hazlo saber. Así, se van poniendo límites, sabiendo que no todo vale. El que calla otorga, ya se sabe.
  • Sé siempre educado educado al inicio y final del mensaje, pero sobre todo, si formulas peticiones de algún tipo. Pero, cuando alguien del grupo aporte algo de valor, con que uno responda con ‘el aplauso’, ‘la sevillana’, ‘el guiño’ o ‘el beso’, es suficiente, y así se dan todos por enterados. Aplica el mismo criterio para felicitar los cumpleaños; recuerda que si hay 40-60 padres, el chat parecerá una verbena. Esto, además, dificulta la búsqueda o repaso del chat, al final del día, para ver la información importante.
  • Evita enviar fotos de tus hijos y no difundas las de los demás, nunca se sabe dónde pueden llegar a parar, y no tienes el permiso de sus padres, como lo tiene el colegio.
  • Si el tema es privado o compete a una persona determinada usa la comunicación directamente con ella fuera del grupo. Por Whatsapp no se solucionan los problemas y malentendidos. El ‘cara a cara’ no puede ser sustituido por emoticonos, por mucho que gusten.
  • No exijas una respuesta inmediata, respeta los tiempos y la vida de los demás. Y si no sabes o no tienes lo que se pide o se pregunta, no hace falta que lo digas. No responder, ya es responder. Que lo haga únicamente la persona que lo sabe o lo tiene beneficia al grupo.
  • Cuida con hacer subgrupos de subgrupos: al final, puede pasar que envíes el whatsapp al grupo equivocado y que se descubra todo, generando un mal clima entre padres, lo que, lo que repercute en las amistades de los niños.
  • Cuida lo que hablas delante de tus hijos sobre los comentarios de otros padres en el grupo. Al día siguiente puede ser tema de conversación en el recreo.
  • Hagamos todos un uso responsable y educativo del whatsapp, por el bien de todos.