salud

Deporte en la infancia: ¿individual o colectivo?

Posted on

Nuevo artículo para la Fundación Roger Torné junto a Patricia Ramírez Loeffler.

Enlace aquí

AlogoYC4 bis (1)

Anuncios

Mi hijo no me come nada

Posted on Actualizado enn

Os dejo el último artículo escrito junto a Patricia Ramirez Loeffler para la Fundació Roger Torné.

En el se ofercen pautas para que la hora de la comida no sea un “martirio”

Aquí

 

AlogoYC4 bis (1)

Zanahoria, huevo o café…¿Cómo te sientes ante la adversidad?

Posted on Actualizado enn

Una joven fue a ver a su abuelo. Le habló de su vida y le contó sobre los momentos que estaba viviendo y lo difícil que le resultaba salir adelante. No sabía cómo iba a hacer para seguir luchando, cómo superar la situación  y que estaba punto de darse por vencida y abandonar todo. Ya estaba cansada de luchar y empeñarse por vencer los obstáculos. Tenía la impresión de que cuando solucionaba un problema, surgía otro.

Su abuelo le pidió que la acompañara a la cocina. Llenó tres ollas con agua. En la primera colocó zanahorias, en la segunda huevos y, en la última, colocó granos de café. Sin decir una palabra esperó que el agua de las ollas empezara a hervir. Unos veinte minutos más tarde apagó el fuego.

Retiró las zanahorias y las colocó en un recipiente. Hizo lo mismo con los huevos. Luego, con un cucharón, retiró el café y también lo puso en otro recipiente. Dirigiéndose a su nieta, le preguntó: “Ahora dime lo que ves”.

“Veo zanahorias, huevos y café”, fue la respuesta. El abuelo le pidió que se acercara y tocara las zanahorias. Estaban blandas. Después le pidió que tomara un huevo y lo pelara. Una vez retirada la cáscara, pudo observar que el huevo se había endurecido. Finalmente, le pidió que tomara un trago del café. La joven sonrió al oler el rico aroma que desprendía la infusión.

Entonces la joven preguntó: “¿A qué viene todo esto, abuelo?” Él le explicó que cada uno de esos objetos había tenido que enfrentar la misma adversidad -el agua hirviendo- pero cada uno había reaccionado de una manera diferente. La zanahoria era dura, resistente en el momento de haber sido colocada en el agua. Sin embargo, al ser sometida al agua hirviendo, quedó blanda y débil. La frágil cáscara exterior había protegido al líquido del interior del huevo. Pero, una vez hervido, el interior se endureció. Sin embargo, los granos de café molidos eran singulares. Una vez colocados en el agua hirviendo, fue el agua la que cambió.

“¿Con cuál de estos elementos te puedes identificar?”le preguntó a su nieta. “Cómo le respondes a la adversidad cuando ésta golpea a tu puerta?

¿Eres una zanahoria, un huevo o un grano de café? Piensa en esto: ¿Qué soy? ¿Soy la zanahoria que parece ser fuerte pero, con el dolor y la adversidad me marchito y pierdo mi fuerza? ¿Soy el huevo que al principio tiene un corazón blando, pero cambia con el calor? ¿Después de una muerte, una separación, un problema económico o alguna otra situación difícil, me he vuelto dura y rígida? ¿Será que el aspecto de mi cáscara no cambió pero, por dentro, me he convertido en una persona amargada y difícil, con un espíritu rígido y un corazón endurecido  que no se da nuevas oportunidades?

¿O es que soy como los granos de café? De hecho, el grano hace cambiar al agua caliente, precisamente a la circunstancia que le produce dolor. Cuando el agua se calienta, el grano libera la fragancia y el sabor. Si tú eres como el grano de café entonces, cuando las cosas han llegado a su peor momento, tú empiezas a mejorar y a cambiar la situación creada alrededor tuyo. ¿Te puedes elevar a otro nivel en los momentos más sombríos y al enfrentar enormes desafíos?

¿Cómo enfrentas la adversidad? ¿Eres una zanahoria, un huevo o un grano de café?

zahanoria-huevos-cafe1

Anónimo adaptado.

Piensa ahora en tus vida tus circunstancias personales, en tu entorno laboral, familiar… cómo reaccionas a lo que te ocurre, como te sobrepones.AlogoYC4 bis (1)

Juego limpio o fair play, qué bien suena…

Posted on Actualizado enn

Juego limpio y fair play

Expresiones muy utilizadas para denominar “el comportamiento leal y sincero además de correcto en el deporte, en especial fraterno hacia el contrincante “oponente”, respetuoso ante el árbitro y correcto con los asistentes”.

Casi nada… una preocupación cada vez mayor ante conductas que lejos quedan de ser deportivas o que guardan poca relación con el objetivo y espíritu deportivo.

Estas conductas anti-deporte no quedan solo en algunos jugadores sino en algunos padres, familiares, entrenadores, dirigentes y público en general, en definitiva adultos que supuestamente son ejemplo a seguir de los más jóvenes.

Jóvenes o niños/as que luego son “castigados” en algunos casos, por gritar en casa, insultar a un compañero/a, faltar al respeto a un profesor/ra  etc…

Las conductas a seguir por los más jóvenes se producen durante todo el día así que durante los partidos o eventos deportivos también se educa y no se produce un “kit-kat” en el que los jóvenes se vuelvan ciegos o sordos ante dichas conductas.

Lo más curioso es escuchar a los adultos tras finalizar disputas o encuentros deportivos que digan a sus hijos/as  “esto que has oído no se dice… esto que has visto no se hace… o esto solo lo dicen los mayores…”

No olvidemos el verdadero significado del deporte, además de los beneficios físicos y psicológicos,  los valores que de su práctica individual o colectiva se enriquece uno/a, como persona y deportista, porque el deporte también educa y enseña.

Los siguientes puntos fueron enfocados para los jugadores. No olvidemos que si tienen duda en alguno, promover su incumplimiento por parte de su entorno deportivo o familiar no ayudará a fomentar la esencia del deporte. Entonces no nos sintamos orgullosos de practicar deporte porque no es deporte, es otra “cosa”.

Reglas del juego limpio:

1. No protestes al árbitro.

2. Respetar al contrario.

3. Saludarlo deportivamente, tanto si se gana como si se pierde.

4. Respetar las instalaciones deportivas.

5. No protestar en los cambios. Es un menosprecio al compañero que te sustituye.

6. No discutir durante el transcurso del partido con los compañeros.

7. Animar al compañero que falla. Fallar es humano tu apoyo es muy importante.

8. No responder nunca a las provocaciones del contrario.

9. Respetar las decisiones del entrenador.

10. En caso de lesión de un contrario o cualquier otra circunstancia extradeportiva, no aprovecharla para marcar gol.

11. No pedir al árbitro que saque tarjeta a un contrario.

12. Evitar chocar con el portero. Es preferible no conseguir gol que lesionar a un deportista.

13. No realizar entradas por detrás. Son muy peligrosas. Un gol se puede remontar. Una lesión no.

14. En caso de recibir una entrada dura aceptar las disculpas del rival, si estas se producen.

15. No perder tiempo a propósito para conseguir ganar un partido.

16. El deporte es un juego para divertirse y mejorar físicamente. Por tanto, no hay que obsesionarse con la victoria.

17. Si el rival es muy inferior, no lo desprecies ni te ensañes con él.

18. Los partidos se juegan y se ganan en el terreno de juego.

Entrenador, padre, espectador, directivo… ¿en qué punto puede mejorar el jugador, tu hijo, tu deportista, tu club?

El beneficio directo es para todos ahora y en un futuro,  para los que vengan y para el deporte.

Fomentemos entre todos ser modelos de Juego limpio o Fair Play, como quieran llamarlo.

Os dejo un enlace a un cómic de CEAPA  aquí

Webs que han difundido el artículo:

http://futbolenpositivo.com/?p=2720

http://adhilarionsanantonio.wordpress.com/2013/10/22/juego-limpio-o-fair-play-que-bien-suena-la-opinion-de-yolanda-cuevas/

http://manolichifutboltotal.blogspot.com.es/2013/10/juego-limpio-o-fair-play-futbol-en.html

AlogoYC4 bis (1)

La labor de un psicólogo del deporte en un equipo de fútbol.

Posted on Actualizado enn

Art.1 YCA

Estamos asistiendo a la incorporación del psicólogo/a al deporte aceptando con asombro que no es solo la figura de bata blanca que trata ciertos  problemas mentales desde la mesa de su despacho, a la que estamos acostumbrados, sino una pieza clave en el cuerpo técnico junto a entrenadores, preparadores físicos, técnicos, fisioterapeutas y médicos.

Ya no es extraña la semana que no salga en prensa una noticia de deportistas o entidades deportivas que han apostado por la contratación de un psicólogo/a para realizar preparación psicológica y así crear como resultado una experiencia positiva. Existe una gran difusión y comentarios en las redes sociales permitiendo conocer y tomar conciencia de ello del trabajo que se realiza.

La formación psicológica forma ya parte de los temarios de los entrenadores.  Tener conocimientos en esta materia, te permite opinar, y poder experimentar las ventajas de aplicar la psicología en el entorno deportivo.

El deportista o equipo de élite que entrena tanto sus aspectos físicos, técnicos, tácticos como psicológicos ha servido de ejemplo y ya en la capital zaragozana son varios los equipos en los que la figura del psicólogo/a ha adquirido protagonismo, desterrando la idea de que sólo los grandes equipos o deportistas pueden permitirse ese lujo.

 Es importante que diferenciemos los objetivos de un psicólogo deportivo en deportes de élite y el papel del psicólogo en el deporte de base.

La psicología enseña a comprender, evaluar y modificar la conducta humana  en todos los ámbitos incluido el deportivo por lo que es prioritario que los entrenadores vayan adquiriendo conocimientos psicológicos, al igual que se forman en otros aspectos técnicos o tácticos. Entrenadores y psicólogos, trabajando conjuntamente, pueden coordinar y obtener el máximo beneficio de la práctica deportiva, en un entorno en pleno desarrollo y en el que el deporte es una herramienta educativa.

 Conocidas las variables que influyen en el rendimiento de cualquier deportista a cualquier edad, no todos los entrenadores saben cómo ponerlas en práctica con sus jugadores y saber potenciar la motivación, controlar el nivel de estrés de un jugador, fortalecer su autoconfianza, lograr atención individual y grupal y conseguir una buena cohesión (que no es sólo ir a cenar una pizza el día de antes del partido).

Es fundamental conocer a cada jugador  y no generalizar  los métodos que se aplican, que en ocasiones producen efectos contrarios ante el asombro de entrenadores que no entienden las causas, pensando incluso que es culpa del propio jugador, porque su otro compañero sí “responde”.

Todas estas variables se trabajan desde un inicio para poder conseguir resultados, porque los psicólogos no podemos solucionar ciertas situaciones de un día para otro, todo se consigue con trabajo, dedicación y esfuerzo, valores que últimamente parecen haber desaparecido.

Desde mi experiencia, entre otros, como psicóloga en el RSD Santa Isabel contar con directivos que conozcan los beneficios de la Psicología es fundamental. Poco a poco, se trata de crear una cultura con los entrenadores, que se involucren y que sean conscientes del potencial que pueden desarrollar y aumentar su efectividad e implantar un programa de formación, charlas y reuniones con cierta periodicidad. Es importante también que los padres valoren la figura como un apoyo más en el desarrollo de sus hijos.

Sólo me queda animar a todos los responsables de entidades deportivas a la reflexión de que un psicólogo/a enseña herramientas para que los entrenadores sepan gestionar de forma más efectiva un vestuario y son el apoyo para el desarrollo equilibrado  de los jóvenes deportistas.

AlogoYC4 bis (1)